1.26.2012

Paseando por... Le Marais, París.



Cuando uno viaja a una gran ciudad como París y tiene poco tiempo es mejor centrarse en una zona en concreto ya que la frustración está casi asegurada. Así que una vez más, dejé de lado el París monumental para vagabundear por las calles de uno de los barrios más antiguos y cosmopolitas de París: Le Marais (la marisma).

Le Marais es un barrio de callejuelas estrechas y adoquinadas, de edificios del siglo XVI y XVII, que destaca por su población judía, una de las mayores de Europa, y por ser la zona gay de París. Sin duda, Le Marais es el mirador ideal para cualquiera que esté interesado en las últimas tendencias de moda con todas esas boutiques singulares que se agolpan en el triángulo que forman las calles Turenne, Vielle du Temple y des Francs-Bourgeois para intentar acotar de alguna manera un distrito tan repleto de estímulos visuales que uno se ve incapaz de digerirlos en unos pocos días.

Aquí os dejo con algunas recomendaciones muy personales aunque ya he dicho que necesitaría varios posts para poder hacer una buena selección de todo lo que me gusta de este distrito parisino tan "chic". Empecemos por la comida:


 Le Loir dans la Théière: 3 rue des Rosiers. Un clásico del barrio, ambiente desenfadado y bohemio. Paredes llenas de posters, mesas a rebosar en hora punta, en definitiva, una atmósfera más que dinámica. Ideal para tomar un brunch del que recomiendo las tartas saladas con ensalada y como no, tomar un té, el mostrador de los pasteles es espectacular, ofrece  una gran variedad de tartas de lo más vistoso y casero como su fabuloso Citron meringue tarte.

Rose Bakery: 30 rue de Debelleyme. Este local, que  inició su andadura en el barrio de Pigalle, tiene otra sucursal en la Marais más amplia y más agradable. En unos pocos años esta panadería-restaurante británico ha alcanzado mucha fama por sus pasteles y porque toda su comida es orgánica. Zumos de frutas y verduras, desayuno británico y otras especialidades como los "scrumble eggs con salmón" o la "sopa con tostada y marmite" y ensaladas macrobióticas con bulgur, cus-cus, etc. En el capítulo de la carta se quedan muy cortos y los precios son abusivos. Si váis recomiendo tomar un té con scones o  alguno de sus famosos pasteles como el de polenta y naranja o su carrot cake cilíndrico coronado de mousse de queso mas que un brunch.

Place Des Vosges: a parte de ser la más antigua de la ciudad, seguramente también es la más bella. Es una plaza porticada cuadrangular del siglo XVI que guarda un romántico jardín en el centro. Es célebre porque en ella vivió el escrito Víctor Hugo. Bajo sus pórtico encontraréis boutiques, galerías de arte y restaurantes como l'Ambroisie, un tres estrellas Michelin.

Café Hugo: 22 Place des Vosges. El sitio perfecto para descansar y resarcirse del frío con un "vin chaud" o vino caliente, contemplando los árboles y a todos los paseantes o "flâneurs" que deambulan por la plaza.

Dammann Frères: 15 Place des Vosges. Gran surtido de mezclas de té que pueden ser aspiradas y disfrutadas en una gran mesa central llena de cajoncitos con las muestras. Podéis encontrar cajas y sets de té para regalar de un gusto exquisito.

1. A la ville de Rodez: 22 rue Vielle du Temple. Os encantará esta tienda que a pesar de los años y la transformación del barrio ha sabido conservar la decoración originaria. Es el lugar donde comprar producto genuino francés como charcutería, foie gras, quesos, vinos, confituras y especialidades del departamento de Aveyron y Cantal de gran calidad.

2. Sacha Finkelsztajn: 27 rue des Rosiers. En el corazón del barrio judío se halla la "tienda amarilla" y  frente a su puerta decenas de persona haciendo cola para poder entrar y degustar las especialidades yiddish en bollería, panadería ,charcutería y demás delicatesens. En su escaparate veréis bagels, strudels, pirojkis, böreks, latkes y unas preciosas challahs. Para fanáticos de la comida centroeuropea judía.

3. Swartz's Deli: 16 rue des Ecouffes. Otro deli con especialidades judías pero esta vez mucho más parecido a los restaurantes judíos de Nueva York de dónde han copiado su decoración de dinner. Allí podréis degustar hamburguesas, sandwiches de tres pisos de mi adorado pastrami y cheesecake.

4.Fabien Breuvart, images & portraits: 35-37 rue de Charlot. Un paraíso para cualquier apasionado de las fotos antiguas. Fotografías anónimas, cámaras y artilugios vintage de fotografía con un fondo de buen jazz.

5. Au petit bonheur la chance: 13 rue Saint Paul. En esta calle en la que se agrupan la mayoría de los anticuarios del barrio podemos encontrar esta tienda aborratada de menaje de cocina antiguo, como boles, molinillos de café pero también bolsas de papel publicitarias, cajas de latón de galletas, trapos de cocina de lino, boles de leche, etc. Una tiene la sensación de que en un momento a otro se le desmoronará la tienda entera sobre su cabeza, no apta para claustrofóbicos.

6. Hier pour demain: 4 rue des Francs-Bourgeois. Selección de objetos y muebles art-déco y de los años 50 a los 70. Para quien quiera reproducir el ambiente de Mad men en su propia casa.

7. Tabio: 15 rue Vielle du Temple. Minúscula tienda japonesa dedicada al mundo del calcetín y a la media artesanal en todas sus formas, colores y texturas. Mis favoritos son los de topos, a partir de 20€ el par de calcetines.

8.Coton Doux: 37 rue Turenne. Para continuar con el dandismo podéis pasaros por esta tienda  especializada en camisas de hombre con estampados de lo más excéntrico.

9. Repetto:  51 rue des Francs-Burgeois. Quién haya estudiado danza clásica se acordará de aquellas zapatillas de punta dura que le destrozaron los dedos de los pies, pués bien, eran de Repetto, un fabricante de zapatillas de danza en cuya tienda se exhibe una de las mayores variedades de bailarinas planas y con tacón en infinidad de colores y acabados.

Para terminar con este periplo por Le Marais, un sitio para quedar o tomar una copa por la noche y observar lo bien que visten los parisinos y extranjeros afincados en esta ciudad, un lugar donde ver y ser visto: La perle (foto inicial), abierto todo el día hasta las 2 de la madrugada. Interior desaliñado con decoración retro, terraza concurridísima con la fauna más trendy, guapa y célebre del barrio, el lugar dónde Galliano dejó ir las injurias que le valieron su despido de Dior.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...