3.26.2011

Muffins de Earl Grey y naranja


Diría que estos muffins están hechos para deleitarse como merienda acompañando un buen libro, un libro de esos que estás esperando a tener un buen rato a solas para quedarte con él. Uno de esos momentos de paz ansiados que al final llega y entonces, se hace imprescindible acompañarlo con otro placer sensorial como un buen dulce, a ser posible , muy decadente. Nada como este blog literario, En Barcelona, para recuperar las ganas de leer con las sugerencias anglófilas de su autora.

El té Earl Grey es un de los tés aromáticos más antiguos, con aroma de bergamota, y uno de mis preferidos para utilizarlo en postres de todo tipo. Para estos muffins he utilizado *buttermilk o suero de leche que parece ser el ingrediente estrella para que este tipo de magdalena conserve durante días la misma textura esponjosa que tiene al salir del horno.

                                                                                

MUFFINS DE EARL GREY Y NARANJA:

ralladura de 1 naranja sin pesticidas
75gr de harina de trigo
200gr harina con levadura (bizcochona)
210ml *buttermilk
1 cuharilla de café de bicarbonato de sodio
1 huevo
125gr mantequilla derretida
100gr de piel de naranja confitada
2 cucharadas de postre de "té earl grey" ( o el contenido de dos bolsitas)
70gr azúcar moreno
1 pellizco de sal

Precalentar el horno a 180º.Mientras derretimos la  mantequilla a fuego lento, añadimos el té pulverizado con las manos o con mortero si las hojas son muy grandes. Dejamos infusionar el té en la mantequilla líquida mientras procedemos con la prepración de los muffins. Sobre un bol grande tamizamos la harina, el bicarbonato de sodio y la sal. Añadimos el azúcar y removemos. A continuación mezclamos con el buttermilk, el huevo ligeramente batido y la mantequilla con el té (podéis colar la mantequilla o dejar los restos de té).

Añadimos la ralladura de naranja y la naranja confitada cortado aentrozos muy pequeños.Una vez bien batido todo, metemos la pegajosa mezcla en flaneras con papeles para magdalenas o moldes de silicona con ayuda de dos cucharas. Introducimos los muffins en el horno sobre una rejilla y horneamos por espacio de unos 20mints o hasta que estén dorados por la superficie y podamos sacar una brocheta completamente limpia.

*El suero de leche, (buttermilk, buttermilch), suelo comprarlo en Lidl, de la marca Milbona, pero se puede substituir por una mezcla de leche y yogur para imitar su consistencia espesa y su sabor ácido o se puede cortar la leche con una cucharada de zumo de limón o vinagre, se deja reposar 10 mints y obtendréis buttermilk.
** Para más información sobre el buttermilk: podéis consultar este práctico post sobre lácteos del El Rincón de Bea.



Otras recetas con té Earl Grey :

3.20.2011

Ruibarbo con crema de coco




Para no dejar el acento british que tiene este blog, hoy un postre con ruibarbo. El primer ruibarbo de la temporada se llama "Rhubarb Champagne", es una variedad menos ácida, menos fibrosa y con un suave color rosado. La causa de que esta variedad sea mucho menos ácida es que es un tipo de ruibarbo "forzado", es decir, un ruibarbo que un primer estadio crece afuera, en el frío, pero después es trasladado a cobertizos cálidos, iluminados con velas, dónde se le hace creer que es primavera y de esta forma obtener ruibarbo antes de tiempo. Aquí tenéis una foto del ruibarbo creciendo a la luz de la candela y más información sobre esta vegetal.

El ruibarbo "forzado" se cultiva en Yorkshire y empieza a aparecer  en el mercado en Diciembre hasta finales de Marzo. El ruibarbo que podemos encontrar en tiendas españolas suele proceder de Gran Bretaña u Holanda, pero bien entrada la primavera se puede encontrar también ruibarbo peninsular que se cultiva en el Maresme. 

El ruibarbo suele consumirse junto con un lácteo por eso lo encontramos en la mayoría de los postres británicos acompañado de una crema inglesa, custard, pero esta vez he preferido hacer una crema con sabor a coco para darle un giro distinto a este postre casero con un fondo de galletas de canela.



PETITS POTS DE RUIBARBO Y CREMA DE COCO

 20 galletas Napolitanas  (o de canela)

Para la compota de ruibarbo:
300gr de ruibarbo cortado en trozos muy pequeños
100gr de azúcar
 6 cucharadas soperas de agua
ralladura de una naranja

Para la crema de coco:
 3 huevos
90gr de azúcar
una lata de leche de coco
60ml de crema de leche
1 pellizco de sal
25 gr de maizena

Preparando la compota: poner en un cazo el ruibarbo cortado, el azúcar y el agua, y llevar a ebullición. Cuando rompa a hervir, añadimos la ralladura de naranja, cubrimos, reducimos el fuego y cocemos 10 minutos o hasta que este muy blando y espeso. Dejar enfriar.

Preparando la crema de coco: en un cazo mediano y fuera del fuego, mezclamos la sal, la maizena y el azúcar.Verter la crema de leche gradualmente, batir y asegurarse de que se mezcla bien con la maizena. Continuamos añadiendo los huevos y la leche de coco, batir para que quede homogéno.

Poner el cazo a fuego medio y continuar removiendo hasta que la crema empiece a burbujear, unos 5 mins, entonces reducir el fuego al mínimo, y sin dejar de remover, seguir cociendo 1 min. Sacar del fuego y pasar inmediatamente por un colador. Dejar enfriar completamente.

Triturar las galletas de canela y con ellas rellenar 4 o 6 tarros o moldes. Encima poner la crema de coco hasta que llegue a los 3/4 del tarro y culminar con unas cucharadas de compota de ruibarbo.


3.06.2011

Pausa Británica

                                                                      
Después de una merecida pausa británica me incorporo al blog, y a la blogosfera, pero antes unas pinceladas de lo que ha sido mi relajada estancia en mi querido Dorset. ¿Qué hacer a finales de invierno en la costa suroeste inglesa?:

pasearse por la melancólica y poco interesante Bornemouth intentando imaginarse que el colorido de la gente en verano debe mejorar su deprimente espigón y sus playas...


buscar los orígenes de la novela gótica acercándose a la tumba de Mary Shelley, autora de Frankenstein, y dónde yace también el corazón de su también ilustre marido, el poeta romántico Percy Bysshe Shelley.


Dejarse caer por la espléndida naturaleza que rodea Chesil Beach con su laguna y los acantilados de la vecina Hive Beach y disfrutar de una buena caminata por la campiña que perfila toda la costa...


                                                                
observar el ajetreo de los barcos y de la ajetreada  vida que hay en el pintoresco puerto de Weymouth con sus gaviotas ladronas y su puente levadizo...

                                                                       
...hacer lo que vieres o lo que es lo mismo, comer fish'n'chips, en este caso scampi, en el puerto de Weymouth el día que hace sol, tomar un helado cremoso de máquina, y como no, una buena taza de té.

                                                                             
relajarse y reírse con los locales en algún pub antiguo sin moqueta please, dónde  puedan degustarse buenas variedades de auténtica cerveza y sidra inglesa...



anyway, cosas sencillas al fin y al cabo como contemplar como anochece desde alguna buhardilla amiga...



Más sobre Dorset en "Mis crónicas británicas".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...