8.17.2011

Rules, un placer clásico

                                                                                    
Mucha gente me pregunta a dónde ir a comer un Roast Beef clásico en Londres, lo que los locales llaman abreviado, el "Roast", y que suele comerse en domingo como plato único con abundante acompañamiento. Pués aquí tenéis la primera Crónica británica escrita por un enviado especial de este blog, en este caso me complace presentaros a Berenguer , otro bloguero, y su crónica del archifamoso restaurante londinense Rules.

   " Entrando por la bocacalle de Maiden Lane, en la zona de Covent Garden, hay que alzar la vista: las banderas –letras doradas sobre los estandartes color Burdeos-  señalan la tierra prometida que culmina el fin de semana perfecto en Londres: un Roast Beef en el Rules, local clásico entre clásicos, que se precia de ser el restaurante más antiguo de la ciudad.

Entramos, y antes de pasar a uno de los salones privados de la segunda planta que hemos reservado, nos dejan pasear  por la planta del restaurante, todavía semivacía a esa hora (las doce del mediodía). Se aprecia una casa de vigor impecable: siguen atreviéndose a conservar su reluciente moqueta, sin rastro de moho o mancha, y el necesario punto elegantemente recargado de la decoración está ahí para recordarte que, sí, el sitio tiene historia, pero el cliente es lo importante.

Por la –estrecha y enmoquetada, claro- escalera hacemos la segunda parada del trayecto, en el Cocktail Bar. Llegando nos guiña el ojito un maravilloso Stilton, aposentado en carrito al uso, y flanqueado de crackers, al que decimos “See you later”: efectivamente, no pensamos perdonarlo más tarde. La hora es desacostumbrada, y el maestro coctelero,  Brian Silva, no llega hasta más tarde, pero su aprendiz hace un excelente trabajo preparando unos Negroni para los más valientes, otros Screaming Viking para los que gustan del Tequila para abrir el apetito, y un Cider House Rules, logrado guiño literario a base de sidra y Gin,  especialmente recomendable. Si hay una barra donde degustar también la vista, es ésta, con todo lo que uno espera de la ocasión: la botellería perfectamente ordenada, el cálido tacto de la madera, y el instrumental coctelero ordenado con limpieza y precisión quirúrgicas, prestos a hacer gozar al prójimo.

                                                                               
Nos acercamos más tarde, siguiendo por la escalera, hasta la alta cumbre de la sala John Betjeman, uno de los dos Private Rooms del segundo piso, ideal para los siete comensales que somos. Dado que la época -finales de mayo- no es la mejor para degustar las especialidades de caza, hemos elegido empezar con un salmón ahumado nada ordinario: lo eligen ellos, y lo ahuman ellos. El resultado es una apasionante reconciliación con el tan maltratado manjar: un ahumado redescubierto, sin exceso de sal, ni de grasa, encontrando todos los sabores del humo y del pescado. Regamos con un Pouilly Fumé ideal para estos menesteres.

Y, finalmente, llega el tan esperado Roast. La carne en su extraordinario punto rosado y el plato se va montando directamente en la mesa, acompañándolo primero del ultracásico Yorkshire pudding,  las verduras, las patatas. Un Merlot  Grand Cru Saint Émilion hizo de buen compañero de viaje, y nos continuó acompañando con el trío de quesos británicos: Stilton, Cheddar y –oh sorpresa- un Brie de Somerset de consistencia firme y sabor intenso. Los tres perfectamente afinados.

                                                                                      

Terminamos con un lemon meringue pie, tartaleta al que el único reproche que hacer es su tamaño un poco excesivo. Alguien se preguntará si el exceso no viene dado por todo lo previo…Quizás sí, pero que nadie dude que Rules será revisitado en temporada de caza, cuando se pueden encontrar las piezas de su propio coto de caza, el Lartington Estate. En cualquier caso, ! qué fortuna es haber estado ya en este reino! ".

Enviado especial : (texto y fotos) Berenguer de Les regnes del destí .

20 comentarios:

  1. Apuntado, siempre está bien saber cuando viajas fuera dónde poder disfrutar de la cocina local sin caer en caulquier lado.
    Un beso.
    Marhya (enmilbatallas.com)

    ResponderEliminar
  2. Dio-ssss mío!!! Adoro en Sunday Roast..... me parece sublime..esa carne finita, roja, ese gravy...ese yorkshire pudding........ una auténtica maravilla.....Hace años que no como uno en condiciones......y recuerdo haber visto el lugar que mencionas..........

    Habrá que probarlo... de momento me tendré que conformar con comerlo aquí.....

    Un beso Cris

    Bea

    ResponderEliminar
  3. Hola Marhya, como mínimo Rules es un sitio histórico y su cocktail bar parece que todo un tesoro.

    Si Bea, esssse gravy , por favor que no falteeeee.Yo también adoro el Sunday Roast con sus patatitas y l pudding( las coles de Bruselas me sobran).

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Buff quina gana!
    L'Stilton me'l podria menjar a queixalades!

    ResponderEliminar
  5. Guau me encanta Cris. Me anoto este sitio, para la próxima. Bss

    ResponderEliminar
  6. Hola Irma, per desgràcia jo també,no tinc mesura amb aquest formatge acompanyats amb uns bons crackers...

    Una salutació

    ResponderEliminar
  7. Ya ves Luisa, si buscas algo típico, tópico e histórico, este es un buen sitio.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Hola Cris, tu descripción del festín y de su escenario parece sacada de una novela de Melville.

    Ha sido un placer cómo nos has acercado tanto y tan deliciosamente a lo que disfrutastéis allí.

    No lo conocía pero no se me olvidará la referencia.

    ResponderEliminar
  9. Hola Zaida, pero por esta vez la descripción no es mía, sino la de un enviado especial de este blog a Londres, y su crónica me parece insuperable también.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Cuanta información, que maravilla!!!Me lo apunto sin dudarlo para mi Plan B.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  11. Estupenda crónica y recomendación. Ya sabes que nos has hecho unos adictos a las crónicas británicas en tu blog. Chica, qué nivel, con enviados especiales y todo ya ;-)
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Cris,

    Todo un honor hacer una crónica de la visita a este gran lugar que me recomendaste!

    Un abrazo,

    Berenguer

    ResponderEliminar
  13. Gracias a tí Bere por esta crónica tan bien narrada, ha dado mucho brillo a la sección de Crónica británicas.

    Un beso fuerte

    ResponderEliminar
  14. Me encantan tus publicaciones, siempre nos descubres cosas nuevas. Tengo anotadas algunas de tus sugerencias por si alguna vez las necesito. Besos.

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado el sitio, es precioso, tengo muchas ganas de probar el pudding yorkshire, lo descubrí en un libro de Helen Hanlf, y me dió curiosidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Ostres que bé! Moltes gràcies, anem a Londres al desembre congelat i m'ho apunto ara mateix!

    ResponderEliminar
  17. Qué ganas me han dado de comerme un Sunday Roast por diooooos!!!
    Hay un bar que a mi me gusta mucho, está en Angel y se llama The Old Queen Head, ahí preparan un rico Sunday Roast/Chicken/Lamb y lo mejor de todo es que luego al acabar, ya para eso del afternoon en la segunda planta tocan bandas muy entretenidas.
    La verdad es que el lugar está muy bien :)

    Besitos

    ResponderEliminar
  18. Me encanta eso de enviado especial! Aunque debe dar un poco de envidia no vivirlo en primera persona. El Roast de película, y el lugar... y todo!

    ResponderEliminar
  19. Hay que ir a este sitio, umm.... que hambre :)

    Un saludo


    Nia

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...