12.25.2009

Feliz Navidad: Pastelillos fundentes de chocolate y menta



Creo que no hay nada que conforte más en estos días de frío como el chocolate caliente. Para felicitaros las Navidades os dejo con esta receta potencialmente calorífica y para choco-adictos irreductibles. A los que os entusiasme el Coulant ésta es una variación con menta especialmente indicada para aquellos amantes de la combinación "After Eight", es decir, chocolate-menta.

Este tipo de pastelillos en inglés se denominan Molten Cakes porque "molten" significa "fundido", ya que gracias al poco aporte de harina de la receta, el interior no llega a cuajar y queda totalmente derretido y al partir el pastelillo con la cuchara, una lava de chocolate se derrama hacia el exterior, ummmmhhhh!. Nada mejor para el invierno, que el chocolate caliente...créedme.




Pastelillos fundentes de chocolate y menta:

adaptada de Sprouted Kitchen


115gr de mantequilla a dados
150gr de chocolate negro (70% chocolate)
2 huevos
2 yemas de huevo
45gr azúcar
2 cucharadas de postre bien colmadas de harina
1 cucharada de postre de extracto de menta
una pizca de sal
unos bastoncillos de caramelo de menta

Derretir al baño de María el chocolate partido en trozos junto con la mantequilla en daditos sin dejar de remover. Batir los huevos y las yemas en cuenco con el azúcar hasta que empiece a blanquear.

Cuando el chocolate esté casi disuelto por completo, retirar del fuego y dejar enfriar cinco minutos. Verter la mezcla de huevo y azúcar en el chocolate y agregar la pizca de sal, el extracto de menta, y finalmente añadir la harina y mezclar todo con energía.



Engrasar y enharinar 4 o 6 moldes redondos. Verter la mezcla y dejar cinco minutos en la nevera.

Precalentar el horno a 200º y hornear un máximo de 6 a 7 minutos los pastelillor procurando que se hayan cuajado del exterior y que queden blandos en el centro.Sacar del horno y dejar reposar en el molde 3 minutos.

Invertir los moldes encima de un plato o bandeja dejar 10 segundos en esa posición y dar un ligero toque con el dorso de la cuchara para que caiga suavemente sobre el plato. Espolvorear con los bastocillos de menta rotos (meter dentro de una bolsa de congelados y gopear con un mazo hasta queden hechos añicos) y un poco de azúcar de lustre. Acompañar de nata o helado de menta.





12.10.2009

Mulled Wine y el Borough Market




Como no, mi aportación para el calendario de adviento organizado por Noema, no podía dejar de estar relacionada con la Navidad británica, para variar os voy a hablar un poco más de ese país y de su cultura culinaria. Hace unos días aterricé en Londres y con un buen amigo decidimos de buena mañana atravesar toda la ciudad caminando. Hacía sol en la ciudad de las brumas y desde la estación de St.Pancras, al Norte de Londres, fuímos cruzando barrios y el río, hasta llegar hasta nuestro destino final: el Borough Market.

El Borough Market está situado en el Sur de Londres, en el barrio de Southwark, adjunto al London Bridge. El barrio es moderno y más bien anodino, gris, repleto de oficinas a excepción de la imponente Tate Modern que da al río. Pero a medida que nos vamos acercando al mercado, se percibe un rumor de vida en las calles completamente distinto: el Borough Market es una microciudad. Un edificio victoriano de hierro con un techo acristalado que recuerda al desaparecido Crystal Palace y que acoge en su interior multitud de paradas de frutas, verduras, pescado y marisco, y carnes de todo tipo.



Cakes y pies conviviendo con caza y tubérculos de lo más variado. Y lo mejor del mercado, lo que le da esa vida tan características es que se puede comer en la mayoría de puestos del mercado, "street food" de calidad. Al mediodía el mercado se convierte en un hervidero humano donde se mezclan los comerciantes, los compradores y la gente que degusta de pie la comida que se cocina allí al momento.



Después de la caminata descomunal y en mitad del frío Diciembre, encuentro que por todo el mercado existen puestecillos del popular Mulled Wine y me parece el reconstituyente ideal para recuperar un poco de temperatura corporal (en la primera foto podéis verme con cara de frío justo un segundo antes de beberme un vaso del citado mejunge). El Mulled Wine es uno de esos vinos "calientes y especiados" que también pueden degustarse en Alemania (Glühwein) y en Suecia (Glögg) y que se sirven típicamente en Navidad.

El Mulled Wine fue muy popular en la época victoriana y en el histórico recetario de Mrs.Beeton se recomienda el Oporto o el Clarete para elaborar el popular vino caliente pero también encontramos numerosas recetas de Mulled Wine a las que al vino tinto se le añade Sloe gin, una ginebra aromatizada con pacharanes.



Mulled Wine:

2 botellas de vino tinto
300ml de agua
225gr de azúcar moreno
2 ramitas de canela
la cáscara de una naranja
una hoja de laurel
una pizca de nuez moscada
3 clavos de olor
un dado de jengibre fresco o semillas de coriandro

Verter el agua en un recipiente que no sea de aluminio con el azúcar, las especias y llevar a ebullición. Una vez que el azúcar se haya disuelto, bajar el fuego, añadir las dos botellas de vino y calentar por espacio de 15 minutos vigilando que el vino no hierva. Colar y servir caliente acompañado de Mince Pies.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...