7.29.2009

Dorsetiana ( I Parte): Lubina con espárragos marinos


Huyendo de la oleada de calor que acecha al pais he vuelto a caer por estas latitudes tan familiares y tan habituales de este blog, vuelvo a estar instalada por unos dias en el condado de Dorset en donde los escasos dias soleados se aprovechan para que la poblacion en vacaciones se amontone en la playa gozando del sol, viendo las marionetas, pedaleando patines, tomando el te o cualquiera de las multiples actividades que ofrece la playa inglesa de Weymouth en su corta temporada de verano si eso existe en este pais que lo dudo.




Animadas por esos rayos de sol, mi amiga y yo nos lanzamos a la pescaderia local y salimos con un par de lubinas maravillosas y con un extrano vegetal que se recolecta en la zona: el esparrago marino o marsh samphire.


El samphire o salicornia europea es un planta carnosa que crece margenes de la costa y en zonas pantanosas de muchas zonas del Reino Unido y se recolecta durante Julio y Agosto que es cuando alcanza su esplendor. Su sabor oscila entre el esparrago triguero y el alga, se come ligeramente hervido conservando su textura crujiente y no hay que anadirle sal ya que es bastante salado de por si.


Lubina con espárragos marinos:

2 lubinas medianas
1 vasito de vino blanco seco
un limon
4 dientes de ajo
un buen ramillete de tomillo fresco
sal y pimienta
aceite de oliva extra virgen
2 cebollas chalotas
3 patatas
tomates cherry en rama

Encender el horno. Lavar las patats y cortarlas en rodajas finas. Disponerlas en el fondo de una bandeja de horno con un generoso chorro de aceite. Cortar las chalotas en juliana y esparcirlas por encima de las patatas junto a dos dientes de ajo enteros, parte del tomillo y varias rodajas de limon. Salpimentar y cocer durante 20 minutos.

Abrir las lubinas limpias, salpimentar el interior y rellenarlo con el ajo, el resto del tomillo y una rodaja de limon. Colocarlas sobre el lecho de patatas y verter por encima el vaso de vino blanco y anadir los tomates. Dejar cocer de 15 a 20 minutos o hasta que el pescado este cocido dependiendo de su grosor.


Espárragos marinos o samphire:

Cocer al vapor durante cinco minutos. Sacar del fuego y mezclar con una cucharada de mantequilla y sazonado con un poco de pimienta por encima. Servir inmediatamente junto con el pescado.

7.19.2009

El tiempo de las barbacoas: 3 ensaladas


Hora de sobrexplotar ese jardín que hemos cuidado con esmero todo el año, hora de enseñar ese chill-out que nos ha hecho sudar la gota gorda, esa terraza o ese balconcito encantador lleno de flores: es hora de montar y utilizar la barbacoa.

En una barbacoa el tema dominante es: la carne calcinada, lo sé. Grupúsculos de gente reuniéndose a charlar, a reír, a maldecir, alrededor de una parilla en la que yacen trozos de carne carbonizada, un ritual que se repite cada verano y que se disfruta con agrado. ¿Pero qué pasa con los que intentamos evitar esa ración de chuleta que nos pertoca?. La respuesta es : decantarse por las ensaladas y aquí esta mi propuesta para vegetarianos y escaqueadores de carne.



Ensalada de alubias:

una bolsa de mezcla de ensalada (rúcula, canónigos, escarola, hoja de roble, etc.)
300gr de alubias variadas (del ganxet, pintas, etc)
1/2 cebolla de Figueras
1/2 pimiento rojo
3 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
1 cucharada de vinagre de Jerez
1 cucharadita de mostaza de grano a la antigua

Cortar la cebolla pequeña y sumergirla en un bol con agua fría durante 5 minutos y colar. Cortar muy pequeño el pimiento rojo. En una fuente disponer la mezcla de lechugas lavadas, las judías, el pimiento rojo y la cebolla. Salpimentar.Emulsionar el aceite con el vinagre y la mostaza y aliñar la ensalada.


Ensalada de patatas y arenques:

10 patatas pequeñas (se pueden utilizar precocidas)
3 arenques
2 cucharadas soperas de mahonesa o yogur
2 cucharadas soperas de salsa de rábanos ("Horseradish", "Pepparöt")
1 cucharada sopera de cebollino fresco

Hervir las patatas con piel durante 30 minutos o hasta que estén cocidas pero firmes. Cortarlas a cuartos, mezclarlas con los arenques cortados a trozos. Combinar la salsa de rábanos y la mahonesa o el yogur y aliñar la ensalda. Cortar el cebollino y espolvorear encima de la ensalada.



Ensalada de cus-cus y queso feta:

menta fresca
50gr de garbanzos cocidos,
200gr de cus-cus integral
10 tomates cherry
100gr de queso feta
1/2 pepino
3 cucharadas soperas de aceite extra virgen
1 cucharada sopera de aceto balsámico de Módena

Cocer el cus-cus según instrucciones del paquete. Cortar los tomates por la mitad, cortar el queso feta en dados y el pepino en rodajas. Agregar al cus-cus enfriado junto con los garbanzos. Emulsionar el aceite con el vinagre y aliñar la ensalada. Cortar la menta fresca muy pequeña y repartir por encima de la ensalada.



7.12.2009

La leche de coco y suburbia: Clafoutis de coco y piña.

Tengo la desgracia de vivir en "suburbia", lugar con poca variedad de establecimientos de comida de cualquier tipo: en todos tienen lo mismo, en todos escasean los productos exóticos, en todos se ha inflado el precio exageradamente de cualquier cosa. Así que el único recurso que le queda a una entusiasta de la comida asiática como yo, es viajar a la gran ciudad a por uno de los ingredientes esenciales de esa cocina: la leche de coco.


Así que, mi regreso a suburbia suele ir acompañado de paquetes de noodles, especias picantes y extrañas, currys y algún P.S.I. ("paquete sin identificar" de vistoso envoltorio,¡hay que jugársela para descubrir nuevos sabores!) y sobretodo, un gran stock de leche de coco, latas y latas de leche de coco que cargo con infinita paciencia.Cuando quiero hacer algún postre y carezco de leche animal, siempre agradezco tener alguna de esas latas esperándome en el fondo del armario y me parece ideal para recurrir a ellas para cocinar un postre sin lactosa como este clafoutis de piña. Su consistencia es un poco cremosa, pero no confundir con la "crema de coco", de mayor densidad y muy, muy dulce, que suele utilizarse para flanes y otros postres asiáticos.


Clafoutis de coco y piña:

50gr de coco rallado
90gr de harina
150 gr de azúcar moreno
4 huevos
1 bote de piña en su jugo
40cl de leche de coco
2 cucharadas soperas de ron (opcional)
una pizca de azúcar avainillado
mantequilla

Precalentar el horno a 200º. Sacar las rodajas de piña, colar y cortar la mitad en dados y reservar varias rodajas enteras para decorar la superficie. Untar una fuente para horno o 6 moldes individuales con un poco de mantequilla y espolvorear con un poco de azúcar.

Batir los huevos con el azúcar y añadir la vainilla, la leche de coco, el coco rallado, el ron, la harina y seguir batiendo. A continuación, repartir los trozos de piña por la fuente o moldes, verter la mezcla anterior y disponer las rodajas enteras por encima del clafoutis.

Hornear durante 40 minutos. Sacar el clafoutis o clafoutises, espolvorearlos con un poco de azúcar y gratinarlos 3 minutos o hasta que el azúcar se haya caramelizado.

7.08.2009

El retorno: pastel de queso con fresas y albahaca



Al fin:el retorno. Después de una temporada de trabajo y agitación que me ha tenido al margen de la blogosfera y me ha dado por pensar (no, por favor, es malo, no lo hagáis) en cómo podía darle un giro a mi blog, tranquilos, no he llegado a ninguna conclusión (lo dicho, no penséis, perjudica a la salud), he vuelto con la página un poco remozada.


No es ni más ni menos el look definitivo (lo del photoshop no es lo mío) pero como mínimo le he dado un poco de aire fresco con la intención de que el nuevo look me inspire nuevas ideas.De momento no sé que dirección tomará ésto, pero creo que va haber un incremento de recetas saladas y una disminución de postres. Así que para contradecirme un poco más, os pongo aquí una magnífica tarta de queso con un sutil toque de albahaca, ideal para el verano.


Pastel de queso con fresas y albahaca:

crosta:
180gr.de galletas tipo Digestive integrales
40gr. mantequilla
una pizca de canela

relleno:
una terrina de queso crema tipo Philadelphia (300gr)
150ml de crema de leche
2 cucharitas de postre de agar-agar en polvo
90gr de azúcar
6 hojas de albahaca
2 cucharada soperas de licor de cassis
un puñado de fresas
1 pizca de vainilla

Disponer las galletas en una bolsa de plástico y golpear con el mazo del mortero hasta triturarlas (así no quedan tan trituradas como en un robot de cocina). Derretir la mantequilla. En una fuente mezclar todos los ingredientes. LLenar la base de un molde untado con aceite con la mezcla de galletas e ir apretujándola con la base de un vaso para que nos quede una crosta muy compacta.

Verter la crema de leche en un cazo y añadir el agar-agar en frío. LLevar a ebullición asegurándose de que el agar-agar se disuelve perfectamente. Apagar el fuego y añadir las hojas de albahaca y dejar infusionar unos 3 minutos. Colar.

Mezclar la crema de leche infusionada y con el agar-agar, con el azúcar y el queso crema y verter encima del molde de galletas. Dejar enfriar en la nevera un mínimo de 4 horas.

Desmoldar.Cortar las fresas a láminas o en mitades y macerarlas 5 minutos en el licor de cassis. Decorar la superficie del pastel con las fresas cortadas y alguna hoja de albahaca.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...